Simplemente se me hace cansino.

Simplemente se me hace cansino.
10/5/2019

Cuanto más juego al Nuclear Throne, más me convenzo de que los escorpiones no están ahí para hacer el juego más difícil, o hacer el nivel del desierto un poquito más desafiante, no, están ahí única y exclusivamente para joder.

Pero qué enemigo más tocapelotas.


Más microentradas

jueves, 28 de febrero de 2019

Juego Flash del mes: Clock Shooter (PC)

Clock Shooter en un juego que descubrí en Newgrounds hace la tiríiiiiiiisima de tiempo, y que he decidido mostrar ahora, porque hace mucho que no saco un juego tipo MADsteroids, Luminara, Trans Gem o incluso Tuer Tuer Tuer, un simple arcade o tipo arcade, y nada más. Obviamente, como buen arcade, no busquéis ningún tipo de historia aquí, puesto que lo que prima es la jugabilidad, una basada en mecánicas simples, que permitan un juego rápido, de partidas cortas. O extremadamente largas como uno le pille el truco, claro.


En este caso, las reglas son sencillas. En todo momento estás posicionado en un reloj, marcado en rojo, cuyas manillas van girando. En sentido horario, contrahorario, más rápido, o más lento, según el reloj. La manilla indica a dónde apunta en cada momento. Al pulsar el botón izquierdo del ratón, el reloj lanzará un disparo en la dirección en la que estuviese apuntando en ese momento. El objetivo es dar a otro reloj; si se falla y el tiro se va fuera, fin del juego.

El juego, como todo buen arcade, también cuenta con sus propios potenciadores y mejoras, que duran o un cierto tiempo, o tienen efecto inmediato. Los potenciadores están dentro de relojes, los cuales están marcados con el signo correspondiente (un caracol para que las manillas vayan más lentas, un punto gordo, que hace el proyectil más, bueno, eso, gordo; una suerte de ventana que hace aparecer al momento varios relojes extra por la cara...).

Con un par de los potenciadores disponibles.

Los gráficos son... bueno, no se puede pedir mucho a un arcade, salvo que los mismos sean claritos, y eso lo cumple. Y las animaciones son fluidas, sin trabas ni trompicones. Música como tan no tiene, pero sí unos efectos de sonido de disparo muy musicales que prácticamente lo suplen.

En conjunto se trata de un juego flash tipo arcade muy bueno para matar el tiempo de ratos libres que no se sabe que hacer, mientras alucinas cuando, estando toda una zona llena de relojes, tienes la tamaña puntería por pasar por el único hueco que había entre todos ellos, no acertando ninguno y perdiéndose el tiro por la banda. Sí, te va a pasar, y varias veces, al igual que pasará varias veces el que, un tiro que debería haber resultado en Game Over, no lo sea porque milagrosamente el nuevo reloj que aparece en el tablero pille en la trayectoria.

Por último, los enlaces. No hay más de dos, porque este juego tiene la maldición de otros, como A.B.C., cuyo nombre es tan genérico que, si ha sido subido a otras páginas de juegos flash, no hay forma de encontrarlo.

En Newgrounds.

En FreeWorldGroup

Mi (casi) puntuación máxima.

miércoles, 20 de febrero de 2019

Wake Word: A game about the ridiculous future of bad AI (PC)

Wake Word: A game about the ridiculous future of bad AI (Wake Word: un juego sobre el ridículo futuro de la mala IA) es un juego que descubrí gracias a un amigo, que me lo recomendó, y que se trata, en pocas palabras, de un juego hecho a lo antiguo, en modo texto únicamente. Ese formato de juego que comenzó con el formato de los libros de "elige tu propia aventura", en los cuales, según que elecciones y caminos tomases, terminabas en uno de los múltiples finales de que disponían. Que podían ser buenos. Males. Neutrales. Fumadas. O cementerio, claro. Formato de juego, que rápidamente pasó al medio digital con los primeros ordenadores, y que actualmente parece haberse vuelto a poner de moda. Pero vayamos a este caso concreto.


El juego te pone en la piel de un individuo (paso de poner el nombre, los que lo juguéis entenderéis perfectamente el por qué) que vive en un mundo dónde una IA masiva (en este caso llamada Abra, como el Pokémon, lo que hizo que a mí en particular me costase un tanto el poder tomármela en serio-serio) monitoriza todo su piso, y hasta lo que se sueña. Una suerte de asistente personal, y que en la práctica se trata de un instrumento alienante, como bien se muestra en el caso de desbloquear el final... "bueno", por llamarlo de alguna forma. ... Mejor dejémoslo en el "final en que logran cumplir con el objetivo del juego de llegar al trabajo".

El juego presenta múltiples finales divididos en letras, de la A a la M (13 exactamente, para los que no quieran andar contando), muchos más de los que uno podría esperar para un juego de partidas tan cortas y, que, aparentemente, no tiene tampoco demasiado con lo que interaccionar. Ojo, no digo que se echen en falta elementos interactivos, está todo lo básico que uno esperaría poder hacer en su piso antes de salir al trabajo.


El control el simple. Simplemente hay que ir pinchando en las opciones que se nos muestras resaltadas en rojo en el texto como seleccionables rojos, o por mejor decir, elegir las opciones que mejor consideremos, y cruzar los dedos para no joderla. Debido a que se trata, por tanto de un "elige tu propia aventura", no se podría considerar que el mismo posee dificultad, a no ser que contemos con lo de percatarte de ese detallito en principio nimio y luego deducir y seguir los pasos adecuados para obtener el final "bueno" cuente como dificultad. Lo que sí hay que destacar es la corta duración de las partidas, lo que permite varias rejugadas para obtener otros finales sin que rápidamente aparezca el síndrome de "bufff, que pereza pasar por lo mismo". Que no haya animaciones que metan tiempo extra, sino que puedas pinchar en la parte del texto que se quiere al momento de ser presentado también ayuda.

No he podido por menos que hacer cálculos,
y me ha salido la friolera de 27 años de Gran Hermano por parte de Abra.

Los gráficos... buen bueno, los efectos del texto, los colores y tipografías están bien conseguidos... ¿Qué puñetas se puede decir de gráficos de un juego que es todo texto? Bueno, sí, una queja: el color azul oscuro del diálogo de Abra va un poco de camuflaje con el fondo negro. En sonidos, los mismos son más bien inexistentes: podéis poner tranquilamente de fondo el "Welcome to the Machine" de Pink Floyd mientras jugáis.

En Resumen:

Pros:
  • Gran cantidad de finales.
  • Partidas cortas - buena sinergia con la increíble cantidad de finales de que dispone.
  • El "Skip the intro". 

Contras:
  • Algún punto importante poco intuitivo de pillar. 
  • Color de texto de Abra muy oscuro.
  • El Skip the Intro solo funciona por sesión. Si sales, y vuelves a entrar, hay que rehacerlo.

¿Listos para intentar sobrevivir a una mañana con una IA Solo hay algo que aun a día de hoy sigo sin pillar: ¿por qué, si en varios final es obvio que terminas fiambre, solo en uno pone específicamente que estás muerto?

Enlace al juego:
The Verge

viernes, 15 de febrero de 2019

Bueno, y tras este hiatus, ¿qué?

Tal y como prometí en la última entrada de juego flash del mes, he aquí un resumen del motivo de la falta de actividad del último mes, así como que qué va a ser del futuro del blog, y si es un preámbulo para el cierre del mismo. Bueno, a esto último voy respondiendo ya, no tengo ninguna intención de chapar ya el chiringuito. Ahora, vayamos por orden.

Como ya adelanté en aquella entrada, el motivo de mi inactividad se debe ni más ni menos a un problema con el navegador. Ya veis, por motivos más que obvios, (creo) este blog lo tengo soportado con una cuenta secundaria de Google. También es la cuenta de "registros", ya sabéis, esa cuenta basura, por así decirlo, que empleáis para registraros en todos los sitios más o menos raros, o que se prevea que puedan enviar más anuncios que un político en plena campaña electoral.

El caso, es que accedía al mismo empleando Firefox. Y de unos meses a esta parte, me encontré con un molesto problema en las microentradas de, bueno, valorad por vosotros mismos:


"Precioso", ¿verdad? Pues esperaos, que el tocho infumable, sigue, y sigue, y sigue, y...


... vale, esa lista de "lo que estoy jugando" está más desactualizada que un Windows Me que jamás ha sabido de qué va eso de internet.

Ejem. La verdad es que la sección de miroentradas ha sido un sumidero de fallos bastante estúpido, de, de repente y porque sí, cambiar el tamaño de letra, o los efectos (negrita), en el sentido que estaba marcado como que estaba activa, cuando no se corrompía directamente la parte de la fecha. Sí, todo muy divertido.

Sobre todo porque no había un Dios capaz de arreglar ese fallo. Bueno, ni ese, ni ninguno de los otros, en los que cada vez que creía que lograba algo, el resultado real se resumía en "¡COÑO, deshacerdeshacerdeshacer...!", solo que aquí, ni eso. Y las raras veces que conseguí algo, fue ese "Fuck, go back" pero por dos. Y luego algún problemilla menor respecto a las entradas, todo relativo a formato, que al final logré solucionar, esto sí (menos mal). Problemillas que, y esto es lo importante, no solo afectaban a la versión final publicada en internet, sino que también afectaban desde mi lado a la parte de la redacción de las entradas. Muchas veces, los fallos vistos en el navegador, como lo de las microentradas, no es más que un espejo de lo que yo me encuentro al acceder a dicha página como admin para modificarla.

Obviamente, no ha sido el único motivo de este gran parón, pero sí que ha sido el motivo raíz, del cual cuelgan todas las demás razones, ya sea directamente, ya sea indirectamente.

Bueno, una vez terminada la puesta al día, a la segunda parte del asunto, ¿cuál va a ser el futuro del sitio?

Retomar como mínimo la dinámica de mínimo dos entradas al mes, una normal y el juego flash del mes (sí, sé que dije que iba a cambiar la entrada de fin del mes por otra temática, pero mira, al final no hubo ganas). Y de las normales, pues lo típico: análisis de videojuegos, temas relacionados con ellos, intentar hacer más entradas del palo de "Interpretación de la historia" (aka, Game Theory versión La Red Subterránea), más entradas científicas, quizá alguna, a ver si me animo por fin, de informática, y bueno, la tontería de turno que se tercie en cada momento. Y con suerte a ver si logro sacar alguna de las entradas que siguen en borrados, algunas desde casi el inicio del propio blog. Oh, sí, retomar la dinámica de las microentradas, si bien seguramente ya no sea mínimo 1 microentrada cada 5 días, sino cada 7 días. Tocará actualizar esa parte en la página de "Acerca de..."

Así pues, efectivamente, os confirmo que esto no estaba muerto, sino que estaba de parranda. Nos vemos.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...