Simplemente se me hace cansino.

Simplemente se me hace cansino.
10/5/2019

Cuanto más juego al Nuclear Throne, más me convenzo de que los escorpiones no están ahí para hacer el juego más difícil, o hacer el nivel del desierto un poquito más desafiante, no, están ahí única y exclusivamente para joder.

Pero qué enemigo más tocapelotas.


Más microentradas

martes, 31 de octubre de 2017

Juego Flash del mes: Hell Runner (PC)

Sed todos bienvenidos a un lugar único. Un lugar dónde los centauros montan orgías de sangre, un vikingo tiene un grupo rockero de éxito, una cobra servil con los mejores modales que vas a encontrar en alguien de aquí a que termine el año, señora de 80 años se dedica a ser graffitera de forma profesional, y el hijo de Satán colecciona revistas guarras, mientras le intentas vender droga hasta a las piedras. Efectivamente, bienvenidos al infierno.


En este juego hallado en Newgrounds nos ponemos en la piel de un camello el cual, tras ir uno de sus negocios mal, termina él y su compañero en el infierno, como demonios sin alma, ya que estas se las ha quedado la muerte, como pago. Pero como ser un demonio sin alma en el infierno es más aburrido que ver avanzar la manilla de los minutos de un reloj, nuestro compañero nos propone volver al negocio de las drogas para así poder recuperar nuestras almas, ya que a la Muerte resulta que le va más lo dorado que al tío Gilito.

Y de eso va el juego. Deberemos movernos entre las distintas localizaciones del infierno, hablando con la gente, y ver a quién podemos venderle nuestras mercancías caseras. Esto, si bien puede sonar a un juego complejo, dónde tendremos que buscar a los sujetos más adecuados para nuestros negocios; se traduce en un juego bastante lineal, dónde más que camellos, somos el chico de los recados de todo el mundo. La mecánica me ha recordado a las partes de buscar pistas en Ace Attorney, pero en versión simplificada. Ir de un lugar a otro, hablar con quien esté allí, y ver dónde podemos hacer algo para obtener algo.

La simpática cobra de la que hablaba al principio.

Destacar que, por lo menos, se suelen molestar en actualizar los diálogos de los personajes a la situación actual en la que estamos. Por ejemplo, si buscamos unas gafas de sol, pero hablamos con alguien que realmente ni pincha ni corta en ese asunto, en vez de aparecer un mensaje predeterminado, te comentará lo que está haciendo en ese momento, e incluso le puedes preguntar si sabe algo de ese objeto. Eso, una vez se empieza a avanzar en el juego, logra generar una sensación de que ese lugar no está ahí esperando a que tu hagas algo para moverse, sino que los distintos personajes también tienen su propia vida, independiente de la tuya. Sin embargo, el juego no logra lidiar con el problema de que el jugador no vaya a las localizaciones en el orden en que está previsto, lo que genera algunos diálogos fuera de lugar, y que obviamente elimina la inmersión en el juego.

Regla número 1 del infierno: te ayudo si tu me ayudas primero.

En control, se trata de un point-and-click, en el cual emplearemos el ratón para todo: coger un objeto, avanzar en diálogos, ir a diferentes sitios. No hay mucho en dónde perderse, la verdad.

Los gráficos están bien para el tipo de juego que es. No son pixeles, pero los distintos personajes cambian menos de cara que el prota de Sol/Luna, y los fondos de los diferentes lugares son siempre los mismos. No ganarán ningún premio, pero por lo menos no son esas aberraciones que muchas veces se ven en los juegos flash. La música cambia en cada zona, aunque en todas se puede resumir más como un compendio de sonidos y gritos distorsionados, con alguna risa, para generar el ambiente infernal, que como música propiamente dicha.

Parece que alguien no sabe la máxima de un camello:
nunca tomes de tus propias mercancías.

Runner Hell es una buena opción para pasar la tarde. No es complicado, y este es uno de los casos dónde se agradece, ya que permite mantenerse con la historia, evitando cortes prolongados en la misma porque no se te ha ocurrido usar tal cosa en tal sitio, o porque no has pinchado en un determinado lugar. Además, solo por los diálogos y por ver el ambiente de ahí abajo merece la pena. parte puede. Por no hablar de los personajes, que terminan cayendo bien casi todos (mi favorito, el centauro). Eso sí, como no se maneje el inglés, hay muy poco que ver en este juego.

Por último, los enlaces:

En Newgrounds

En FreeWorldGroup

En Funkypotato

Un último vistacito a las recetas antes de salir a hacer negocios.

lunes, 16 de octubre de 2017

El género verdadero de Pokémon Sol

Hay días en los que tienes la revelación del siglo. En los que te das cuenta que todo en lo que has estado creyendo es una mentira que se derrumba como una estructura de hierro comido por el óxido y la herrumbre y te toca la buena nueva y la iluminación y la palabra divina.

Eso fue lo que me pasó a mí el otro día mientras paseaba por la sección de videojuegos del Corte Inglés. Y ahora vengo a abriros los ojos a todos los demás mortales. Por que sí, hemos estado engañados. Muy engañados.


Pokémon no es un RPG. Esos son los padres. Es un juego de deportes y simulación. Como cualquier entendido o, por mejor decir, como cualquier individuo sensato y de mente libre podría apreciar, Pokémon es un juego de deportes y simulación. Como el Fifa. Como el Need For Speed (espera...)

Para poder apreciar adecuadamente la magnitud de esta revelación, primero considero conveniente poner la definición dada por Wikipedia a los géneros ya mencionados de RPG, Simulación y Deportes:

  • RPG: se caracterizan por la interacción y evolución del personaje y una historia profunda [...] que hacen que el jugador se sienta como dentro de una película. En cuanto a temática. Pueden ser desde fantasía medieval hasta ambientación futurista o distópica.
  • Simulación: se caracteriza por recrear situaciones o actividades del mundo real, dejando al jugador tomar el control de lo que ocurre.
  • Deportes: aquellos que simulan deportes del mundo real. La mecánica del juego es la misma que en el deporte original, aunque a veces incorporan algunos añadidos.
¿Os habéis fijado en la principal diferencia? ¿Sí? ¿No? Muy sencillo, ¡los géneros de deportes y simulación, a diferencia del RPG, están basados en la vida real! ¡El mundo real!

Porque efectivamente, todos sabemos que eso que nos encontramos al salir a la calle no son animales, son Pokémon de incógnito. 

Y que los comabtes Pokémon están a la orden del día. ¿Qué es lo que vemos en todos los parques, plazas, calles, lugares públicos varios? Exacto, gente haciendo combates Pokémon, gente atrapando Pokémon, gente intercambiando Pokémon, y por supuesto, gente hablando con todo quisque a ver si logran mendigarles algún objeto. Lo primero que vemos al bajar a la calle no es a ese tío cachas del edificio de enfrente haciendo calentamientos para su sesión de footing matutino, no. Es al tío cachas retántole a todos los chaveles que pasan de camino al colegio o instituto que pasan por delante de sus narices.

En los parques no paran de verse a niños novatos derrotando en combate a ancianos experimentados, ninis haciéndose de oro gracias a 4 monstruos chetados, y un sinfín de churumbeles de 10 años recorriéndose toda España a pata para hacerse con todos los Pokémon existentes.

Lo que significa que sí, efectivamente, los Pokémon existen, y si aun no te has hecho con ese bicho que tanto te gusta es simple y llanamente por propia ineptitud como entrenador pokémon cualificado. Así como resumen

Todo eso, relativo a la parte de simulación. Pero, ¿y qué pasa con la parte del juego relativa a los deportes? Porque no olvidemos que el juego entra dentro tanto de las categorías de Deportes como de Simulación.

Porque sí, hay mucho deporte en eso de entrenar Pokémon. ¿Nunca has visto cómo se mueve un entrenador en medio de una batalla? Vale que las piernas no es que las mueva mucho que digamos, pero, ¿y lo que mueve los brazos? Al lanzar la Pokéball, al dar una orden, al reconocer la victoria del rival con un dedo levantado y cuatro recogidos... Además de ejercitar los brazos y ponértelos mazaos, tiene el efecto secundario de que empieza a diluir esa idea de que brazos más poderos que los de Hulk tienen una relación directa con las pajas (todos sabemos que no es así, pero bueno, al menos tendremos otro eufemismo para ello, "lanzar las Pokebolas". Y sí, lo de Pokebolas ha ido con toda la intención).

Y con este despertar concluyo mi aportación de hoy. Y recordar: los mejores clasificadores de géneros de videojuegos, solo en el Corte Inglés.

viernes, 6 de octubre de 2017

La explicación tras el truco de los enfriamientos exprés de bebidas

Si alguna vez os ha pasado de llegar a casa después de vacaciones con mono de bebida fresquita, de la cual no disponíais ya que habíais dejado la luz apagada (y, por tanto, el frigo desconectado), y habéis terminado buscando por las páginas de San Google el cómo enfriar rápidamente la cerveza o el refresco de turno, os habréis encontrado con la fórmula mágica de meter hielos, sal y agua en el mismo recipiente, y luego añadir las latas o cascos pertinentes. Bebidas frías en tan solo 10 minutos.


Ahora bien, ¿cómo es esto posible? ¿Es real, o solo otro timo más de los que circulan por la red? ¿Cuál es la explicación a este misterio? Si hay algún químico leyendo esto (o más importante, alguien que recuerde algo de las clases de química), ya debería saber la respuesta.

Lo primero, repasemos un poco termodinámica. En cualquier proceso de enfriamiento (o calentamiento) de un cuerpo, el cuerpo frío absorbe energía del cuerpo cálido, hasta que ambos alcanzan la misma temperatura. La transferencia de energía se realizará más rápido cuando mayor sea la diferencia de temperatura. Por ejemplo, si entre ambos cuerpos hay una diferencia de temperatura de 50ºC, el cuerpo frío se calentará más rápido (y el cuerpo caliente se enfriará más rápido) que si es de tan solo 6ºC. Miradlo como una pendiente: una bola rodará más rápido en esta calle:


Que en esta otra:


Ahora, sumemos a la ecuación otro factor. Cuando una sustancia se calienta o se enfría lo suficiente, cambia de estado. Y aquí es cuando viene una de las triquiñuelas de la termodinámica. Cuando una sustancia está cambiando de estado, no aumenta o disminuye la temperatura, sino que toda la energía la emplea para dicho cambio de estado. Por ejemplo, el agua y los hielos. El agua se congela a 0ºC (no voy a ponerme en esta entrada a debatir si es a los 0ºC, a los 4ºC, o a los -42ºC como he visto por ahí). Mientras el agua se está congelando, no baja su temperatura, ya que se está transformando en hielo. Una vez se haya convertido en hielo, la temperatura del mismo puede seguir bajando. También funciona a la inversa: mientras el hielo se está derritiendo, no puede incrementar más su temperatura, ya que toda la energía la emplea en el proceso de licuación.


Usar sal para bajar el punto de congelación del agua.
Algo recordado por todos como el mecanismo para evitar que las carreteras
se conviertan en una pista de hielo en invierno.

Ahora bien, y ya vamos por fin al misterio, ¿por qué agua con sal? El agua con sal es una disolución, y las disoluciones tienen la facultad de alterar la temperatura a la que se produce el cambio de estado. En particular, el agua con sal tiene un punto de congelación más bajo, y un punto de ebullición más alto que el agua normal. Cuanto baje la temperatura depende de la cantidad de sal añadida, pero el rango puede estar perfectamente entre los -20ºC y los -12ºC, temperatura que se puede conseguir fácilmente añadiendo unos hielos.


Y eso es importante por lo que he dicho al inicio: los cuerpos pierden y ganan energía más rápido cuanto mayor sea la diferencia de temperaturas entre los mismos. Y obviamente no es lo mismo enfriar una lata de cerveza sumergiéndola en un barreño de agua con hielo, que como mucho estará a 0ºC, que en un barreño con agua con sal, que estará a 12ºC menos, o incluso más. El tiempo que tarda en enfriarse a una temperatura adecuada suele ser de unos 10 minutos. Así que ya sabéis que hacer para enfriar vuestra próxima litrona, y así ahorrarles al resto de los mortales aberraciones como estas:

Lo peor es que yo lo he visto en vivo y en directo.

Y hasta aquí llega la curiosidad científica de hoy.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...