Parón vacacional 2017.

Parón vacacional 2017.
14/7/2017

Como todos los años, el blog entrará en parón o hiatus durante un mes aproximadamente. En ese periodo, no se publicará ninguna entrada (salvo la del juego flash del mes programada para el 31 de julio) ni ningún comentario enviado, sino que serán revisados una vez vuelva a la actividad el sitio. Tampoco estaré disponible por ninguno de mis otros canales de la red.

Se avisará a través de entrada y microentrada cuando el blog vuelva a la actividad.

Feliz verano.

Más microentradas

domingo, 30 de abril de 2017

Juego Flash del mes: Looming (PC)

Looming es un juego que encontré por casualidad navegando en las catacumbas de Newgrounds. Es un juego monocromo, basado en un mapa continuo grande, donde deberemos averiguar el pasado del lugar y sus habitantes como si fuéramos unos arqueólogos: recogiendo fragmentos que las anteriores culturas han dejado tras de sí, y enlazando información. Por tanto, casi cualquier información que se de acerca del mismo es spoiler, y yo aquí hablo de forma bastante distendida del juego. La decisión de jugarlo antes de que os salte alguna sorpresa, o el leer la entrada primero para hacerse una idea; eso ya es cosa vuestra.


Uno de los puntos dónde más destaca este juego es en la historia. Bueno, por llamarlo de alguna forma, ya que me recordó a Portal en cierto sentido: historia pero sé hay poca: en Portal es despertarse, avanzar por diversas salas, derrotar al jefe. Aquí es llegar, recoger elementos/resolver algún puzzle, salir por el pasaje abierto. La historia es más simple que el mecanismo de un chupete, ahora bien, se suele decir que Portal destaca en historia debido a sus geniales diálogos. En Looming, su historia destaca en los elementos e inscripciones que vamos descubriendo, que generan una "ventana al pasado" de forma muy acertada. Looming se podría resumir en las 4 sentencias echas por el autor:
  • Este juego es sobre 2 amantes llamados Enero y Septiembre.
  • No, espera; es sobre un grupo de gente que no creía en el cielo.
  • No, es sobre un panteón de disciplinas científicas.
  • O quizá es sobre una antigua bestia que sabía exactamente cuándo iba a morir, y cómo.
  • Es sobre un lugar. Un lugar llamado Looming.

Básicamente, somos alguien llamado "September", que ha ido a Looming por un trabajo, a averiguar más cosas del lugar. Un lugar que parece que tiene cierta fama de maldito, ya que prácticamente nadie decide quedarse. Allí, irá descubriendo el pasado del lugar, como por ejemplo, las relaciones entre 2 culturas, los Seecha y los Lorem, o sobre una antigua criatura, al parecer el único ser que nunca abandonó Looming.

Destacar que toda la información recibida es indirecta: sabemos de los Lorem por lo que escribieron de ellos los Seecha, y viceversa. Sabemos del Oarbor por sus huesos y por lo que escribieron Seecha y Lorem de él, lo que permite además hacer una relación vital con unos pilares ocultos. Y, bueno, también está la historia de January y September, pero entre que nunca he sido de romances, y que a veces se pone el menda como que bastante empalagoso, no podría importarme menos. Solo las reflexiones de September sobre el lugar y sus descubrimientos.

Una de las tablas de los Lorem.

Destacar que la historia es, a la vez, completa e incompleta. No es uno de esos juegos dónde se obliga al jugador a interpretar los datos que se le dan para así poder sacar la historia, como por ejemplo FNAF u OFF, y de hecho sales del juego pensando que tienes todos los datos y que se ha solucionado el misterio. Pero cuando empiezas a pensar un poco, simplemente tienes grandes rasgos. Grandes rasgos de cómo eran los Seecha, grandes rasgos de cómo eran los Lorem, grandes rasgos de cómo era el Oarbor, de la cultura y de su forma de pensar, de varios hechos clave, pero hay muchas cosas que se desconocen, como el para qué empleaban los Seecha las máquinas, o qué tipo de máquinas construían, por qué percibían al Oarbor como una amenaza, o de dónde venía el Oarbor y por qué decidió quedarse. Son datos que, por el motivo que sea, nunca son mencionados, y por tanto, son ignorados. Jamás se pueden tener todos los datos importantes, aunque bien se pueden hacer teorías basadas en lo que se tiene, como el cuándo y el por qué se partió la cola el Oarbor, o incluso por qué a los Seecha no le gustaba.

Restos de, seguramente, una de las máquinas de los Seecha.

Como comentario personal, si bien la historia de las 2 culturas, sus puntos de vista y relaciones me pareció muy interesante y bien expuesto, a mí lo que de verdad me impactó fue la historia del Oarbor. Eso de estar leyendo un pilar dedicado para ti como quién te acaba de enviar una carta, mientras tienes en el inventario los huesos mondos de quién lo escribió, cuanto menos impresiona. O al menos a mí.

Destacar por último el propio ambiente de Looming, ("una instantánea del fin del tiempo" en palabras de September) el cual hace honor a su nombre, no solo entre los gráficos y la música, que no invitan mucho a quedarse, y el hecho de que estamos pasando por un lugar completamente abandonado y estéril, sino también su historia. Hay algo ahí que impacta, y atrae. Eso, si no has desesperado o te has muerto de aburrimiento antes de tanto ir de un sitio a otro buscando pilares u objetos escondidos.


La mecánica es simple: moverse con las flechitas, X para interaccionar con algunos objetos (aparece marcado en tal caso al acercarse) y C para acceder al menú. El objetivo es descubrir lo máximo posible del pasado de ese sitio, como si se fuera un arqueólogo, así como el desbloquear los 9 caminos o finales (que habitualmente cada uno corresponde a un portal, pero no siempre). Los caminos abiertos están marcados por unos puntos en la pantalla de inicio: cada vez que pasemos por un portal, marcado como un círculo con estrellas en el suelo, se rellenará un punto. Entonces se volverá a la pantalla de inicio, y habrá que seleccionar "Begin" de nuevo. Destacar que el juego parece guardar el progreso, lo que permite hacer una pausa.


En dificultad ya tocamos otro tema. Quitando el hecho de que el mapa es grande, y cuando digo grande me refiero a enorme, dónde necesitas medio minuto para llegar a la otra punta a pesar de que el personaje está corriendo, y que después de media hora todavía te encuentran monolitos de tamaño ingente, trozos de camino y pilares que no habías visto antes; presenta una dificultad moderada. Los puzzles de recoger objetos no tienen más misterio: encontrar objetos, ir al lugar correspondiente, activar el portal, listo. Los que se basan en interpretar objetos o instrucciones, eso puede ser más complicado, como el puzzle del diagrama, o el de las "estrellas". Un par de consejos:
  • Las indicaciones de los pilares ocultos, recomiendo tomárselas al pie de la letra. Si dice "al este", usa la línea recta, no empieces a hacer un abanico. Experiencia propia.
  • Respecto a las estrellas, ¿qué es lo único que brilla en Looming?
  • Respecto a los objetos: el autor ha tenido la gran decencia de colocar todos los objetos en puntos clave: en caminos, o cerca de los mismos o de construcciones. Así que no, no perdáis el tiempo en atravesar el campo vacío, que no vas a encontrar petróleo.
Recordad: si estáis perdidos, seguid el camino.

A pesar de todos los alabos que le estoy dando a este título, lo cierto es que presenta un contra muy fuerte que a más de uno seguro que le hecha para atrás. Un problema que está intrínsecamente relacionado con su mecánica, y que ya he mencionado antes: tras un rato, puede resultar un coñazo el volverse a patear de nuevo TODO el mapa para buscar los 3 objetos que te faltan. Por si fuera poco, el mismo es tan enorme que no os extrañéis si, después de 2 horas, todavía hay alguna zona por la que no hayáis pasado aún. Experiencia propia. Como recomendación, si estáis buscando objetos y queréis revisar el mapa por enésima vez, primero patearos todos los caminos, y luego ir a las estructuras fuera del camino que desde el mismo se vean. Ir a través del mapa de un lado para otro a través de campo abierto a ver si suena la flauta no funciona.

El gráfico es estilo de bit, pequeños, blanco y negro. El sombreado se obtiene poniendo una mayor o menos densidad de puntos negros respecto a los blancos, aunque en algunas ocasiones el autor emplea otros truquitos. Idea simple, pero bastante efectiva, y cuyo resultado es un estilo único y llamativo que permite un grado de detalle más profundo del que cabría esperar. La "música" es una ambientación cuyo objetivo es hacer el ambiente inquietante, intentando reforzar la sensación transmitida por las ruinas.


En conclusión, si tienes ciertos conocimientos de inglés, no te asustan los juegos con mapeados enormes que hay que recorrerse varias veces por unas causas o por otra, te gusta la idea de ir explorando, buscando objetos ocultos e ir descubriendo los secretos del lugar mientras tanto, y resolver algún acertijo suelto mientras, totalmente recomendado. Incluso si no es así, yo diría de darle al juego aunque sea una oportunidad.

Enlaces:

En Newgrounds

En Kongregate

En Buzzedgames

¿Listos para desvelar los secretos de Looming?

jueves, 20 de abril de 2017

El tabú del aceite de colza

El aceite de colza es un tipo de aceite obtenido de la semilla de la colza (valga la redundancia), que si bien está clasificado como un aceite bastante sano (supera al de palma y al de coco con creces), en España, para sorpresa y curiosidad de muchos extranjeros, no existe. Y no solo no existe, sino que su mera mención ya hace a cualquier españolito dar un respingo y mirar a todos lados asustado, como si estuviéramos en pleno universo de Harry Potter y alguien acabara de mentar a Lord Voldemort. Si esa es la reacción por la simple mención, imaginaos el verlo. Bueno, no va a hacer falta, porque ya os lo digo yo: la ejecución de un "¡¡¡¡VADE RETRO, SATANÁS!!!!" tan perfectamente realizado que cualquier observador externo pensaría que se trata del producto de horas y horas de ensayo, cuando realmente se trata de una reacción completamente espontánea. A un ecologista antitransgénico convencido le das a elegir entre alimentarse de cualquier producto trangénico, o cocinar únicamente con aceite de colza, y es posible que, simplemente, se muera de hambre (no cuentan los que están convencidos de que es algo transgénico, a pesar de que los primeros informes que he visto sobre colza transgénica datan del 2012, y el aceite de colza lleva décadas circulando por el mundo, y las plantas, por lo que sé, van más destinadas al consumo animal que al humano).

No esperéis encontrar este producto en España.

Pero, ¿a santo de qué se debe ese pavor irracional a un tipo particular de aceite vegetal, consumido en todo el mundo menos en España? Porque para los españolitos: sí, el aceite de colza es común en el extranjero, incluso predominante en algunas zonas. Y para todos los que no sean españolitos: sí, en España os podéis morir de asco buscando aceite de colza, ya que simplemente no existe. Oh, y si venís a España, ni se os ocurra decir que el aceite de colza es bueno, ¿eh? Que podéis salir dispensados con el mismo trato que un pro transgénicos en medio de una cumbre ecologista anti transgénicos. Si incluso algunas de las páginas más neutrales sobre el mismo que he visto no se atreven a decir otra cosa que "no lo recomendamos".

Diagramas de la plantita en cuestión de dónde se saca el aceite.

Ahora bien, ¿de dónde viene semejante aversión al aceite de colza? Porque no muchos españoles lo saben, aunque de verlo en el supermercado ejecutarían el mismo símbolo de la cruz que realizarían de encontrarse frente a un vampiro. Pero para descubrir el origen de semejante ojeriza, hay que remontarse mucho, 30 años atrás, hasta 1981. Primavera, exactamente, cuando comenzó una epidemia de neumonía atípica. Lo que empezaba a ser más raro es que, la neumonía, se contagia, como la gripe. Y en este caso, de por ejemplo el mismo bloque de vecinos, una familia caía entera y la que estaba en la puerta de al lado más sanos que un toro.

Resultó que la enfermedad estaba causada por una intoxicación, provenientes de un aceite adulterado, vendido como aceite de colza a granel de casa en casa, sin ningún tipo de control. Y, a ver, era aceite de colza... con otras "cositas".

Concentración de víctimas por envenenamiento del aceite de colza.

Eso llevó no solo a la muerte de miles de personas (oficialmente unas 300, extraoficialmente la cosa se eleva a 3000) y 20000 afectados, y que generó un recordatorio que sigue que muy presente a día de hoy: las personas que sobrevivieron a aquello, pero con secuelas. Las versiones oficiales, es que se trataba de aceite edulcorado para uso industrial, como podría ser el alcohol sanitario, que se encuentra edulcolorado para que nadie tenga la feliz idea de pegarse un lingotazo (porque venderse, ya que sabe que el ser humano intenta vender cualquier cosa). Las versiones de calle, las que te cuentan tanto las marujas como los familiares, es que los vendedores, directamente, lo mezclaron con aceite de motor, con todos sus metales pesados. Como era más barato, la mezcla podían venderla a menos precio que el aceite de consumo normal, y aun así ganar bastante dinero. Y el timo duró hasta que aparecieron los primeros muertos. Aquí un enlace a un informe más detallado de todo aquello.

Partida de garrafas con aceite.

Pero esto, en vez de quedar en la anécdota macabra y asesina de ese año, como en su momento fue la gripe aviar por ejemplo, la cosa se mantuvo, a lo largo de los años, con la misma fuerza. Por el motivo que sea (ya sea por hay afectados con graves secuelas que siguen vivos, por el tremendo impacto que tuvo en la población el enterarse que daban aceite de motor para consumo humano, por el hecho de que "podía ser cualquiera", que se tardase tanto en determinar la causa, etc), el asunto del aceite de colza sigue sonando con fuerza, con mucha fuerza, tanta que incluso la gente de mi generación, a la que ese asunto les pilla casi tan lejos como la muerte del Paquito, es prácticamente oír mentar las palabras "aceite de colza" y la primera reacción inconsciente es "ni con un palo". También es verdad que supongo esto irá un poco por zonas: las zonas más afectadas, dónde hubo sobro todo muertos, tendrán más vivo el recuerdo que aquellas que solo supieron del asunto por los periódicos. Aun así, este asunto convirtió al aceite de colza en tabú en toda España. La mejor prueba, que a día de hoy sigue siendo imposible de encontrar en España semejante producto, cuando en el extranjero, como en Alemania, se emplea a espuertas.


¿Que yo que haría si me ofrecen aceite de colza, o me entero que he comido algo cocinado con aceite de colza? A lo primero, ni con un palo (soy más de aceite de oliva), y a lo segundo un "¡¡¡VADE RETRO, SATANÁS!!!" inconsciente. Da igual que sepa que ya realmente no hay peligro.

Lo que hace el poder de la sugestión y el miedo libre.




(P.D.: sí, soy perfectamente consciente de que hay una hipótesis alternativa con unos tomates tratados con un pesticida con organitiofosforados; pero hoy solo he venido a hablar del origen del tabú español del aceite de colza, no a remover toda la bibliografía existente para ver si me parece que tienen razón los defensores del aceite o los defensores del tomate de un caso de hace unos 35 años, dónde por desgracia todas las pruebas físicas hace tiempo que se han desvanecido).
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...