Resumen de la 4ª misión de la 5ª mansión (Luigi Mansion's 2).

Resumen de la 4ª misión de la 5ª mansión (Luigi Mansion's 2).
16/12/2017

Odddddiooooo las misiones con cronómetro. Me da igual que la haya superado dentro del límite de tiempo sin problemas.


Más microentradas

miércoles, 10 de agosto de 2016

De cámaras, móviles, drones y fotografías.

Desde hace un tiempo quiero comprarme un dron, uno de esos pequeñitos, pequeñitos tan monos, en los cuales prácticamente lo único que ocupa es un mando que hace como 6 veces el tamaño del aparatito. Pero no solo quiero una maquinita aérea teledirigida, sino que la quiero con cámara. Ya sabéis, para poder ver los sitios a vista de pájaro, y poder sacar fotos desde mejores ángulos. O desde ángulos nuevos. Una pena que, por temas legales, los drones no puedan volarse dentro de pueblos, ciudades, urbanizaciones, y ciertos espacios públicos, y no pueda tomar mi mejor foto de esa iglesia gótica o ese monumento del siglo XII.

Una cosita de este estilo, sí.

A ver, la legislación tiene lógica: pocas barreras hay desde el aire, por lo que es muy fácil grabar sistemas de seguridad, o seguir a personas, como el que no quiere la cosa... o como el que sí quiere la cosa, porque detectar a una pulga de la mitad del tamaño que un gorrión en medio del aire solo puede ser equivalente a la tediosa caza del pixel de algunos juegos tipo buscaobjetos o point-and-click, sobre todo si se va distraído. Y ya no digamos si no está en medio del cielo raso, sino que detrás tiene un edificio, un árbol o cualquier otro objeto de colores no planos dónde ese robotito pueda pasar más desapercibido.

Aunque siempre están los que suspendieron la asignatura de camuflaje, 
aka cualquier bicho de más de 20 cm y/o con colores chillones.

Sin embargo, hay algo en dicha legislación que me hizo pensar: vale que no se permitan drones en espacios públicos en aras de la seguridad y de la privacidad ciudadana; ahora bien, tú vas con tu móvil y aquí no pasa nada, ¿verdad? Cualquiera puede coger su móvil de última generación (o de hace 5 generaciones, porque al ritmo que se renuevan sin añadir nada salvo media pulgada más a la pantalla con la que poder reventar mejor nuestros bolsillos, también nos valen para este caso), cualquiera puede salir a la calle con la carga completa, y comenzar a grabar a todo y a todos los que se crucen en su camino, durante varias horas seguidas hasta que se funda la batería. Sí, horas, no me vengáis ahora conque se funde antes la batería: yo me he tirado varias tardes aburridas casi completas jugando al móvil, entre picada con ese nivel imposible de Dash Till Puff 1 o 2, intentando batir mi marca en The Survival!, o ahora también algo viciadilla con el Pokémon GO (y mira si este último me consume batería), y aguantar, el cacharro aguanta todo el día. Yo me digáis que un vídeo consume mucha más batería. Y si no, para algo se inventaros las baterías externas.


Pero ahí no hay problema. Uno puede salir a la calle, grabar/hacer con el móvil una foto de cualquier transeunte que pase por su lado, y luego subirla a internet sin ningún tipo de contratiempo. Y tú sin saber que el careto de uno está por la red (con todo lo que eso pudiera conllevar). Y ya si tienes suerte, la preciosa jeta de uno aparece como elemento principal: porque te has caído y ha dado la casualidad de que tenía la cámara encendida, porque le ha hecho a alguien gracia el cómo ibas y "para mi vídeo/sitio web", etc. Y es algo muy difícil de detectar, básicamente porque de todas las personas que te encuentras, la mitad van con la vista en el cacharrito: que si al guasap, que si a internet, que si al jueguecito de móvil de turno, que si al Pokémon GO, que si sacando la foto a algo o a alguien que te pareció gracioso, para compartirlo en las redes sociales y obtener likes en retribución.


Pero, eh, un dron es AÉREO, luego es más peligroso, ¿no? Como ya se ha dicho antes, en el aire no hay barreras. Y bueno, será aéreo... pero existen varias formas de echarlo abajo (desde pedradas hasta una cuerda con la que se enreden sus hélices), además que no creo que se puedan comparar mucho los entre 10 y 20 minutejos de autonomía (de media) que tiene el microbicho, con las más de 6 horas de un móvil, con el cual puedes meterte hasta la cocina de cualquier sitio que nadie te dice nada, porque como se dedicasen a parar a todos los que van con un móvil encendido entre las manos, me compadezco de los pobres a los que les tocase semejante trabajo hercúleo. No solo por la ingente cantidad de gente a la que tendrían que parar y revisar el aparato, sino por los energúmenos cargados de derechos pero sin un solo ápice de deberes, o de empatía por el prójimo que está ahí partiéndose la espalda por proporcionar un servicio, y se ponen como furias al momento en que alguien contraviene con sus apetencias, no importa que estuvieran jodiendo a 20 personas por estar ellos comoditos.

"Los niños no obtendrán créditos de participación a menos que su móvil esté en su sitio al inicio de la clase."
Y seguro que el profesor o profesora habrá tenido broncas con niños enrabietados. Y con sus padres, no los olvidemos.

De todas formas, no todos los drones aéreos buscan inmortalizar el paisaje con su cámara. Muchas veces lo usan para no chocarse con nada. Porque mucho GPS, mucho GPS, pero cosas como vallas temporales, pivotes y hasta viandantes no son cosas que suelan aparecer en el mapeado del GPS. Si no que hablen todos aquellos que, con el coche, han terminado frente a escaleras guapas, guapas, en medio de calles cortadas o directamente en plena obra, todo por obra y gracia de seguir a pies juntillas las indicaciones del GPS. Las cámaras les permiten a los drones evitar los peligros más inmediatos. Y es ese tipo de drones los que buscan ciertas empresas pequeñas o no tan pequeñas para hacer algunos de sus servicios. Una pastelería china empleaba drones para repartir sus dulces a las casas de los clientes más cercanos hasta que fue demandada por el empleo de cámaras aéreas y tuvo que retirarlos en su momento. Una empresa estadounidense intentó emplear drones para repartir el periódico a sus clientes. E incluso Amazon estaba mirando las posibilidades de emplearlos en el reparto de artículos pequeños y más livianos (aquí un resumen de los diferentes usos de estos bichillos aéreos). Lo cual, dicho sea de paso, yo no lo veo en absoluto, aunque solo sea porque en ese caso estaríamos todos en la calle con un tirachinas en la mano para derribar al primer Amazon-dron que asomase y así obtener su carga.

Mío, mío, mío, mío, mío, mío, mío, mío, mío...

Honestamente, me parece un tanto irónico que la legislación en todo el mundo sea tan estricta respecto al uso de drones con cámara en lugares públicos, y sin embargo vas con un móvil, y no pasa nada. Se descubre un dron no autorizado sobrevolando una zona urbana, y la policía saca redes, escopetas, drones armados con redes y hasta águilas para echarlo abajo. Hay un tío con el móvil encendido en una zona dónde no se permiten móviles, y muchas veces el segurata de turno va rezando que no se le ponga cazurro cuándo le da el toque de atención. Dejando de lado el uso ilícito con conciencia que se le pueda dar a los mismos (lo cual también sucede con móviles y ordenadores ¿o tengo que recordar las películas y juegos que nos descargamos de estrangis cada vez que se nos antoja?), la gente los mira con mucho recelo ya que se ponen los drones como una amenaza para la seguridad y la privacidad; ahora bien, una persona armada con un móvil, sacando fotos y vídeos a diestro y siniestro, y luego subiéndolo todo a internet de forma descontrolada lo vemos completamente normal. Esto es algo que me parece muy irónico, cuándo menos.

¡Me lo llevo!

2 comentarios:

  1. Completamente de acuerdo, fénix. ¿Un aparato de espionaje aereo? y qué más!? mejor fomentamos el espionaje terrestre a base de darle derechos casi infinitos a las telefónicas y una libertad camuflada a los usuarios con el poder hacer lo mismo de forma individual. Sounds Good!

    Si los estados están prohibiendo tanto los drones no es porque teman a la pérdida de la privacidad o las denuncias masivas que puedan seguir acumulándose en los juzgados, es porque no le han visto todavía el vacío legal justificado para poder utilizarlo ellos mismos.

    Es cierto que a nadie le gustaría que le grabasen en la ducha mientras estás en bolas o llevar el control de tus hábitos, lo entiendo, pero ¿qué pasa con los prismáticos?¿qué pasa con el sistema de rastreo por gps de los móviles? se va un poco de madre todo ya.

    El momento de los microdrones llegará, con autonomía casi ilimitada, con cámaras de hasta visión nocturna y brazos biónicos para darle a la gente por la calle collegas. Pero como siempre, el filtro lo ponen esos malditos hijosdeputa que ¡OJO! solo quieren la paz y que nos llevemos bien entre nosotros. Megaconlaleche y qué más?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te preocupes, que estados y empresas ya se empiezan a percatar de los buenos usos que les pueden dar a esas máquinas aéreas. Los drones atravesando las ciudades como si nada llegará tarde o temprano: hay demasiadas empresas con los ojos puestos en ellos como método de ahorrarse 4 sueldos en repartidores.

      Completamente de acuerdo que se va todo un poquito mucho de madre. Solo decir, que el otro día en las fiestas, grabé a un amigo haciendo el gamba durante 10 minutos, y el sin enterarse a pesar de que estaba a 2 metros de mí y yo con el móvil sujeto de la forma más descarada posible, ya que pensaba que estaba intentando atrapar a un Bulbasaur en el Pokémon GO.

      ¿Un dron con brazos biónicos para dar cachetes? Voy a ser honesta, ese trasto me gusta. Podrían ir patrullando las calles y corrigiendo malas conductas ciudadanas a base de collejas. A lo mejor así se corrigen conductas como que la gente no le deje sentarse en el metro o el bus a un anciano con bastón, ese caradura que permite que el perro orine en cualquier sitio y/o no recoge sus excrementos de la acera, etc. y claro que los "de arriba" solo quieren la paz entre nosotros: así les es más fácil llevárselo todo muerto.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...