Fin del parón vacacional, y problemas de doble pantalla.

Fin del parón vacacional, y problemas de doble pantalla.
06/8/2019

Declaro oficialmente la finalización del parón vacacional.

En otro orden de cosas, yo cada vez que empleo la doble pantalla: "¿A dónde coño se me fue el ratón?"


Más microentradas

miércoles, 31 de julio de 2019

Juego Flash del mes: Mogo-Mogo (PC)

Mogo-Mogo es un juego antiguo, del 2010, que conozco simplemente por ser uno de los dos juegos desarrollados por One Hit Dog, creador del clásico de Little Wheel, juegazo flash que tuvo el honor de abrir esta sección. Juego, que me ha costado bastante rato encontrar. One Hit Dog, si bien originalmente tuvo página web propia hasta hace relativamente poco (recuerdo que en 2015, cuando publiqué la entrada de Little Wheel, aun seguía activa), dónde exhibían ambos juegos, actualmente no queda casi ni rastro de ese grupito. Y sin saber cómo se llamaba este segundo juego, al final he logrado encontrarlo de forma bastante ortodoxa. ¿Quien dijo nunca que las palabras clave, tags, o categorías, no servían para nada? A partir del análisis que alguien hizo sobre Little Wheel  en Jay is Game, y pinchando sobre la etiqueta #onehitdog, logré acceder al único otro juego en dicha categoría, el que nos ocupa este mes: Mogo-Mogo. Y ya de paso, he descubierto que el primer juego que abrió esta categoría rompió una regla que había logrado mantener hasta Robotic Emergency, (febrero 2016,) y es el solo publicar standalones, o por mejor decir, juegos solitarios, que carezcan de precuela o secuela. O al menos, que carezcan de ello en el momento en que fue publicada la entrada. Con Robotic Emergency, lo descubrí casi que cuando iba a publicar la entrada, y como había bastantes cosas que cambiaban mucho, lo dejé estar. Lo cual deja a Forgotten Hill: Puppeteer como el primer juego dónde se salté esa norma por la torera a toda conciencia. Como sea, el caso es que, con Little Wheel, inconscientemente rompí esa regla.

No pongo la pantalla del título ya que es sosa a más no poder, 
luego aquí tenéis un pantallazo de la intro.

Mogo-Mogo se supone que es la precuela de Little Wheel, situado muchíiiiiiiiisimos años en el pasado. En concreto, cuando un Mogo inventor sienta las bases que luego evolucionarán en el mundo mecánico de Little Wheel. Es algo que dicen tanto en la descripción del juego, como en la pantalla de inicio del mismo, supongo que como medio de promocionar el juego aprovechando la gran recepción de su primer juego, y para encuadrar ambas historias dentro del mismo universo, más que por relación directa-directa entre ambos juegos.

Saltando entre margaritas sin pétalos.
Porque al menos creo que son margaritas sin pétalos...

Ahora, hablando per sé del juego que nos ocupa, que si esa no ha sido la intro más larga de un juego flash, poco le falta. El juego nos traslada al mundo de Little Wheel, cuando el mismo estaba dominado por los seres vivos y no por las máquinas. Ahí, nos presenta a los Mogos, una raza primitiva que se tira todo el día (y toda la noche, que dormir ya sabemos que está sobrevalorado) trabajando en recoger comida. Uno de esos Mogos, llamado Bogo, que se dedica más a pensar que a trabajar, quiere diseñar algo que ayude a los suyos a hacer su vida más sencilla, aliviando el trabajo. Cuando se queda dormido. Bueno, le dejan dormido más bien, seamos precisos. Y entonces, tras esa larga intro, entramos al juego propiamente dicho, que es el viaje de Bogo a través del mundo onírico de los sueños, para conseguir su inspiración y poder crear el invento que cambiará la vida de sus congéneres.

... si bien sigo sin saber qué relacionan la mayoría todos los puzzles con el invento, pero bueno. Son sueños, no deben por qué ser lógicos, ni siquiera en un juego.

Me gustó bastante este laberinto,
aunque no sea de los puzzles más rápidos de resolver.

Es un point and click puro en el cual, al igual que hacían en Little Wheel, te marcan con qué debes interactuar en cada momento. En los primeros niveles, más de tutorial, básicamente te resuelven el puzzle, pero pronto se transforma en un "vale, esto es con lo que puedo interaccionar, a ver cuál es el combo ganador". En ningún momento se vuelve muy complicado, siendo uno de esos juegos flash que se pueden pasar tranquilamente en 15-20 minutos, si bien hay un par de puzzles de la categoría "coñazo", que bien pueden alargar un tanto el tiempo de forma artificial.

Odio este, y este tipo de puzzles.
Y ya podía haber sido este el patrón ganador, que lo obtuve mucho antes.

En el apartado artístico, bueno. Animaciones fluidas, modelados en 3D, y bien colorido, en claro contraste con Little Wheel. Sin embargo, mentiría si dijera que he ha gustado más este estilo gráfico que el de la precuela. Siendo honesta, si bien el encontrarme ese tipo de gráficos en un juego flash es un soplo de aire fresco y un descanso de todo este estilo de o pixel art o de animaciones ortopédicas, no es que sea demasiado fan de ello. La música, una ambiental agradable genérica, sin nada que la haga memorable, o que uno se acuerde de ella durante mucho rato tras cerrar el juego, a diferencia de lo que pasaba con Little Wheel.

Haciendo crecer un arbolito~~

En resumen, es un buen juego para pasar una de estas calurosas tardes de verano, o cuando no quiera jugar a un juego sin demasiado complique, lleno de situaciones curiosas, visualmente agradable y una historia entretenidilla. O que simplemente quieras saber cómo era el mundo de Little Wheel antes de estar todo poblado por máquinas.

Por último, y como siempre, los enlaces para jugarlo:

En Newgrounds.

En Jay is Games.

En Fastgames.

¿Listos para ayudar a aquel cuyo invento está destinado
a dar origen al mundo de Little Wheel?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...