Fin del parón vacacional, y problemas de doble pantalla.

Fin del parón vacacional, y problemas de doble pantalla.
06/8/2019

Declaro oficialmente la finalización del parón vacacional.

En otro orden de cosas, yo cada vez que empleo la doble pantalla: "¿A dónde coño se me fue el ratón?"


Más microentradas

sábado, 17 de febrero de 2018

Quedadas: dime cuánto tardas y te diré quién eres

A todo el mundo nos gusta salir. Y si es con los colegas, más todavía. Pero, primero, hay que elegir, o mejor dicho, pasar por la odisea, de seleccionar lugar y hora. Algo que hace 10 años se hacía rápido y con antelación de hasta más de un día, ahora, con eso de los mensajes instantáneos, lo más normal es establecer esos parámetros a 1 hora antes de encontrarse. Hay quién dice que se trata de una deformación profesional severa del síndrome de dejarlo todo para última hora, pero me temo que no puedo posicionarme. De eso no trata este estudio.

Bien. A lo que iba. Una vez establecidas hora y lugar, queda la parte de encontrarse, para muchos la prueba más dura, ya sea porque llegan con exceso de tiempo y se tienen que quedar esperando mucho tiempo, o por defecto, y están agobiados hasta que logran llegar.

Sin embargo, hay ciertos patrones: quien suele llegar pronto siempre llega pronto, y quien llega tarde, siempre llega tarde. A continuación, en un estudio realizado  lo largo de varios años y con un presupuesto estándar para estos estudios (vamos, que todo ha salido de mi bolsillo), llegan los resultados de este estudio.


A continuación, me complace presentarles a los tipos de amigos más comunes, en función del tiempo que te tienen esperando. Irá en escala de más tiempo a menos tiempo.

* El pionero, o el que siempre llega pronto. Claro, llega, no tiene nada que hacer, y claro, como se aburre, se pone a petardear por el móvil que ya está ahí, y que a ver cuándo asoman los demás, para meter prisa, y además darle cargo de conciencia a los que siempre llegan tarde. Es broma. De ese conjunto a nadie le importa.

* El reloj suizo, que siempre llega puntual. El Conejo Blanco de Alicia en el País de las Maravillas le tiene envidia. Siempre en punto. Su puntualidad es tal, que cuando hace propósito de llegar antes, llega en punto. Y cuando hace propósito de llegar más tarde, también llega en punto. Clavado. Bueno, vale, a lo mejor se retrasa un minuto. Para la gran mayoría de los mortales sigue siendo en punto, de todos modos, para desesperación del sindicato de tardones, que dice que "¿Para eso avisas que te retrasas? ¡Anda, deja de hacernos quedar mal a los profesionales!"

* El reloj suizo de los 5 minutos. Que siempre llega 5 minutos tarde. Quién dice 5 dice 10 (pero no más). Es el puntual como el reloj suizo, solo que le ajustaron mal la manilla de los minutos. Siempre 5 minutos. Da igual lo que se diga. Da igual lo que se haga. Da igual el evento que sea. Hasta al trabajo. Y a las entrevistas de trabajo no, porque como ahí todo el mundo llega de 15 a 30 minutos antes, pues restandole 5 minutos al asunto sigue quedando un valor positivo.

* El de los 5 minutos progresivos, también conocido como el que dice "estoy llegando" cuando aun le queda atravesar todo Narnia, Mordor, y el capo de Oliver y Benji a lo largo. Sobre todo esto último. Su forma de proceder es la siguiente. Primero, dice que llega a en punto. Cuando quedan 10 minutos avisa por el guasapo que se va a retrasar 5 minutos más. A los 2 minutos, que a lo mejor son otros 5 minutos. Luego, que llega a y cuarto. Cuando se va acercando, que ve que va a necesitar otros 5 minutos. Al poco otro guasapo que ya está llegando. Luego que a y media. Y ya por fin aparece, a menos veinticinco. Y mientras los otros están jurando en arameo, porque llevan más de media hora de plantón en el mismo sitio pintando la mona, aka todo el tiempo que el menda ha estado diciendo por el guasapo "ya llego, ya llego", pero no llegaba, no. Como en los partidos de Olvider y Benji. Que se tiran capítulo y medio llegando a la portería contraria,. Pues lo mismo.

* El de última hora. Que avisa 5 minutos antes que va a llegar media hora más tarde. Lo cual hace que los ya presentes, y los que están a punto de personarse, se caguen en las nuevas tecnologías, ya que ese individuo se siente muy bien por avisar, que ya ha avisado y ya ha cumplido, cuando lo único que hace es fastidiar al resto del grupo. Al menos avisa directamente cuánto va a tardar, permitiendo a los que estén que por lo menos se alejen del punto de quedada a mirar algo o capturar algún Pokémon con el Pokémon GO, y no los hace quedarse ahí en modo espantapájaros como el caso anterior.

Y mientras todos los demás así.

* El de "oye que llego tarde, mandadme la ubicación, que ya os encuentro". Si tenéis alguno así, no intentéis haceros los buenos amiguetes esperándole. HACED LO QUE OS DICE. Si bien el tiempo de retraso en estos casos no es tan riguroso, el mismo suele variar desde media hora a una hora. Así pues, mejor recogerse a algún local con calefacción o aire acondicionado, según en qué periodo del año se esté, y ya aparecerá.

*El extremista. Que o llega muy pronto, más pronto que el primero de la lista, o llega muy tarde, al mismo nivel que los peores ejemplares del caso anterior, pidiendo además coordenadas en esos supuestos. En la campana de Gauss, él estaría en los extremos. Sí, esos valores que no sabes si incluir, o dejarlos fuera porque están tan lejos del resto que es posible que sean no válidos.

* El flipao ese que os tuvo un día esperando una hora. Quién dice una hora dice dos. Sí, un día. Solo uno, luego se volvió uno de los que se retrasan en límites aceptables. Y fue uno, porque ya os encargasteis de que fuera uno y no más. Si no es así, malos amigos que sois.

* El desaparecido en combate, que al final no llega, avisando en tiempo indefinido antes de la quedada, algunos incluso unos pocos minutos después de la hora establecida. Como el que se retrasa media hora, se siente bien por avisar, cuándo todos saben que raramente es por un asusto que podría ser clasificado como imprevisto, ya no como emergencia, y piensan que para eso, mejor que ni se hubiera apuntado.

Foto tomada a uno del grupo cuando por fin se presentó el último.

En fin, estos son todos los tipos comunes que se han logrado identificar en este estudio. Si alguno considera que alguna categoría importante ha sido omitida, por favor, déjenlo en los comentarios.

Muchas gracias por su atención, seguiremos informando.

2 comentarios:

  1. Me he reído con la entrada xD

    Yo soy de las que les gusta llegar a en punto o bien entre 5 minutos antes o más tarde, no soporto hacer esperar a los demás (y mucho menos que me hagan esperar a mi más de 10 minutos xD), y aunque me gusta salir con antelación cuando vamos a x sitios, si tardamos mas de la cuenta me entra hasta taquicardia... ye, es raro (en realidad no, demasiado pienso en el prójimo para que los demás siempre me estén jodiendo).

    Lo gracioso es que soy de las personas que quedan poco en general, si acaso esto ocurre en cenas o para ir al cine y todo lo demás xD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también soy de las de aparecer en esa franja de tiempo. Y muchas veces me pregunto que para qué, con las de esperas que me termino comiendo muchas veces, pero bueno.

      Y gracias, me alegro que te haya gustado.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...