Capturas imposibles del Pokémon GO.

Capturas imposibles del Pokémon GO..
26/4/2017

Ese momento en que sueño que capturo un Suicune y un Rayquaza en el Pokémon GO, que acababan de aparecer salvajes. Ese momento.

Más microentradas

martes, 31 de enero de 2017

Juego Flash del mes: Tiny Treasure (PC)

Tiny Treasure fue uno de los primeros juegos que descubrí en Newgrounds cuando comencé a visitar esa página, y que curiosamente también fue uno de los juegos nuevos que salieron por aquel mes. Ahora ha llegado el momento en hacerle un poquito de justicia.


Tiny Treasure es un juego tipo plataformeo en estilo de 8 bits que puede completarse en 15 minutos perfectamente, y que nos pone a cargo del ninja púrpura y el ninja amarillo dos amigos que van a buscar un tesoro (siendo ésta toda la historia), porque de todos es sabido que los tesoros más jugosos crecen como las setas en cuevas kilométricas excavadas por civilizaciones de los tiempos de Maricastaña, en las cuales siempre, nunca se sabe como, funcionan a la perfección todos los mecanismos y trampas, a pesar de tener acumulados el polvo de los siglos en los mecanismos y más telarañas que una casa vieja abandonada al lado del río.


Dónde realmente brilla este juego es en su mecánica y jugabilidad, simple y fácil de aprender. Controlamos a ambos personajes, en un juego de estilo plataformeo, dónde cada personaje tendrá unos obstáculos propios (amarillos para el caballero amarillo, y morados para el caballero morado), y que es el principal punto fuerte del juego. Obviamente, el objetivo es que ambos personajes lleguen al final, y por tanto, no creo que sorprenda a nadie si digo que en muchos de los puzzles (por no decir en todos) necesitaremos de una forma u otra a ambos individuos para poder avanzar. Tampoco será raro el hecho de que avancemos mucho con uno porque podemos, y luego tengamos que hacerle retroceder un buen trecho ya que el otro necesita ayuda para poder sortear un muro propio.

Seguramente, mi situación favorita.

El juego además se podría decir que cuenta con "2 modos" uno de exploración de toda la cueva, y otro a contrarreloj, dónde además hay que ir recogiendo todas las moneditas. Aprovecho par una recomendación: cuando aparezca el contador, podéis tomaros las cosas con calma: hay tiempo de sobra para todo.

"¡Cabrón, que te tengo dicho que no me dejes atráaaaaaaaas!"

Los personajes se controlan con las flechitas (mala suerte para los amantes del AWSD) y se cambia de personaje con la barra espaciadora. Y se inicia el juego con intro (por si acaso). Por tanto, controlaremos a ambos personajes pero no simultáneamente. Respecto a la dificultad, el juego sacrifica dificultad en favor del dinamismo: el juego es fácil (a poco que uno se fije en el entorno saca la solución de cada puzzle rápidamente), pero por lo menos no estás parado en ningún momento ni repitiendo el mismo puzzle 20 hasta que lo sacas de chiripa, que es de lo que pecan muchos plataformas: puzzles y situaciones que no serán difíciles de ver, ahora bien, se necesita precisión de cirujano para completar, ya sea por enemigos o por tamaño ridículo de la plataforma, lo que lleva a desesperar a muchos. En esta línea, se agradece que, cuando hay que usar a uno de los personajes como plataforma para que el otro pueda llegar a ciertos lugares, la superficie dada sea bastante rara, y no haya que estar sacando la regla y el compás para hacer cálculos de cómo caer exactamente encima del otro. Así como que los controles son suaves, y que no hay inercia ni impulso.

Por favor, que nadie diga que se pierde con semejante tutorial.

Los gráficos son estilo 8-bits muy cuidado y detallista, a diferencia de muchos juegos flash que se tiran por el pixel art para sacarse los gráficos en 2 segundos, y lo cierto es que son una gozada. La música es una melodía larga y muy animada, que pega con el ánimo ligero del juego, y que además suena como salida de una consola ya antigua, por si os van las cosas retro (la verdad es que el juego en sí casi parece sacado de una consola tipo GBA).

Antes comentaba que daban margen en los bordes de las plataformas.
Lo cierto es que sí, a lo mejor dan demasiado margen.

En conclusión, Tiny Treasure es el típico juego flash divertido, corto y fácil, y que además se ve bien y se hace simpático. De esos que no durarán mucho, pero de los que luego se guarda muy buen recuerdo, y al que no importa volver cada cierto tiempo a echar una partida. Yo particularmente recomiendo a todo el mundo echarle un vistazo.


Enlaces:

En Dojo

En Newgrounds

En Kongregate

Hora de ir a buscar el tesoro.

2 comentarios:

  1. hmmmm vaaaaaale, he llegado al final con tooodas las moneducas recolectadas pero... me han faltado 10! seguro que tiene truco, ahí radica parte de su encanto.
    Nada mal el minigame, lo que no me explico es porque al tirar de las palancas HACE QUE INCLUSO DEL CIELO CAIGAN ROCAS! JUAS! Desencadenan el apocalipsis estos dos ninjas... malditos sean.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿10 faltantes? Raro, no hay salas secretas ni nada. Deben haber sido monedas moradas, que son más difíciles de ver. O las de las flechas al principio, que caso todo el mundo pensamos que es una mera indicación y que no hay que recogerlas.

      Y la parte en la que caen escombros del cielo es simplemente impagable. Yo la primera vez que lo vi me dio un ataque de risa por lo absurdo. En fin, ¿qué puedes esperar de los protagonistas de la mejor escena de ninjas de la historia?

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...