La Semana Santa fue dura.

La Semana Santa fue dura.
18/4/2017

Ese momento en que estás a veintemil historias, y de repente te acuerdas que tienes un blog que mantener..

Más microentradas

jueves, 26 de septiembre de 2013

La máquina expendedora

Hay a veces que parece que la vida decide alegrarte el día.


Un día, en la universidad, en una de las varias máquinas expendedoras que hay. Localizo unas galletas de chocolate que cuestan 1 euro y que parecen venir bastantes (ya sabemos como somos de agarrados los universitarios). Realizo el procedimiento estándar requerido para esos casos, rezando con que no me pase lo mismo que a Méndez, o que como a unos de mis compañeros en una excursión, a quienes la bolsa se les quedó pillada y tuvieron que zarandear la máquina. Ni que se me coma el cambio.

Así pues, meto la moneda. Selecciono el producto. Espero, mirando con cara perro a la máquina cada vez que la barrita giratoria se atranca, cosa que por cierto sucede 3 veces antes de que logre soltar la bolsita. *Pumb*. Me agacho a recuperar mi euro de vuelta que debe de estar a punto de escupir la máquina.

Mientras estoy cogiendo la moneda, que parece haberse quedado pegada, oigo otro *pumb*. "Anda ya, no es posible", pensé toda contenta. Y cuando fui a recoger mis galletas, allí estaban, los 2 paquetitos esperándome. Eso solo me ha pasado en el Pokémon Zafiro (algo que tampoco es para tanto, ya que en ese juego cada 10 productos te saca uno gratis) y en el Negro.

El caso es que resulta que no era tan raro como parece: la amiga que me acompañaba me comentó que a ella esa misma máquina le escupió 3 paquetes: 2 del producto seleccionado y otro del de al lado. Para que tuviera variedad en la merienda, supongo.

...

Supongo que todo el mundo sabe ya dónde voy a pillar mis postres y meriendas a partir de ahora.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...